domingo, 18 de febrero de 2018

LA BUENA NOTICIA DE MI DOMINGO



Ser tentado es propio de seres humanos. Jesús de Nazareth, que  era totalmente humano, "pese a su condición de Dios", tuvo que ser también tentado no sólo en el desierto sino en cualquier momento de la vida. Cuando era joven, en su edad adulta e  incluso en las últimas horas de su vida sintió la garra de la tentación, es decir de desear "escaquearse" y  no cumplir lo que Dios le pedía. Él venció no "por su cara bonita", es decir por ser Dios sino porque unido fuertemente a éste en la oración, en la austeridad y en la escucha de la palabra de Dios, no permitió que nada le separara de él.


Y aquí estoy yo también asediado por la tentación (con ocasiones pequeñas o grandes) y muchas veces sin acudir por pereza, desidia y comodidad a los medios y recursos para vencerla. 
Así que este domingo me reconforta la buena noticia de saber que el buen Jesús también sufrió tentaciones y me anima a poder vencerlas: con la oración, con el ayuno (o sea con la austeridad de vida), con la escucha de la palabra de Dios.

"¡Tiempos difíciles, tiempos terribles!", dicen algunos. Y sin embargo, el tiempo somos nosotros. Como seamos, así será nuestro tiempo".(San Agustín)

jueves, 15 de febrero de 2018

LO DE OXFAM, ¡VAYA PALO!


De entre la muchedumbre de ONGs con las que uno tiene contactos, hay algunas en las que crees firmemente. No suelen estar lideradas por esa gente guapa y famosa que parece hacer penitencia por sus excesos sentimentales y vidas de lujo patrocinando una organización filantrópica. Yo siempre aconsejo a la gente que derive sus limosnas a algunas ONGs, en vez de entregarlas a algún pedigüeño profesional que anda por la calle.  Es verdad,  dar  una limosna al mendigo de la esquina puede momentáneamente reconfortar a tu a veces mala conciencia, pero ese no es el camino… Las ONGs nos ayudan a cumplir en parte nuestro deber como humanos, (y si eres cristiano, aún más) de ser solidarios. Entre estas organizaciones, mi confianza están  puesta en  Manos Unidas,  Cáritas y alguna más y entre ellas, Oxfam. 

Hasta que un escándalo las hunda en el desprestigio o los borre del mapa de bienhechores de la humanidad.

Por eso, lo de OXFAM, ¡vaya palo! He colaborado muchas veces con OXFAM Intermon que siempre ha tenido para mi un cierto prestigio no sé si porque lo llevaban los jesuitas. Ahora con las denuncias y detenciones de algunos de sus presidentes, por encubrir actividades sexuales, el escándalo se ha montado y se me ha caído el alma a los pies.


¿Cómo reaccionar entonces,? Está claro que el castigo que se merece los sinvergüenzas que se aprovechan de la buena voluntad de la gente debe ser ejemplar el ineludible. Pero, hay que pensar también que quién es el que pierde más, si uno retira totalmente la confianza. Está claro que son aquellos a los que el mundo y la sociedad opulenta les ha quitado todo: los desposeídos, los pobres. Así que, sabiendo lo que la mano derecha  hace y hasta se entere tu mano izquierda, hay que seguir colaborando y apoyando a todo el esfuerzo que procuran hacer las ONGs para construir un mundo mejor.

miércoles, 14 de febrero de 2018

UN SAN VALENTÍN CENICIENTO



Hoy, 14 de febrero, el calendario eclesiástico y el civil han hecho coincidir la fiesta de San Valentín y el Miércoles de Ceniza con el Día de los Enamorados. Aquí en la ciudad de Valencia la mañana también ha salido gris, ventosa y cenicienta aunque pienso que a mitad del día alumbrará un poquito el sol que expresará lógicamente la ilusión y la alegría de los enamorados y de los que también creemos en el amor.

San Valentín ha coincidido pues con el Miércoles de Ceniza,  inicio de la Cuaresma periodo de tiempo que nos sugiere cierta tristeza y melancolía. Aunque no hagamos ningún exceso -ya ha pasado el carnaval- viene el tiempo de austeridad. Lógicamente los no muy creyentes ni se enteran y los que intentamos serlo menguamos la severidad de este tiempo con los mínimos legales establecidos por la Iglesia: eso del ayuno y la abstinencia que se convierten en “sacrificios” de risa.


Pero todo es compatible: feliz día de San Valentín pues, que  hay que celebrarlo con alegría y entusiasmo los que tengáis pareja. Feliz entrada en la Cuaresma que también hay que celebrarlo con sosiego y gozo, puesto que es una buena oportunidad para cambiar y para mejorar muchas cosas de nuestra vida. Y ya se sabe que todo lo que va a mejor… nos hace mas felices.

RUMOR DE SABLES EN LA SEMANA SANTA MARINERA



     Anoche mismo leí en el periódico Levante EMV en su edición digital que el secretario general de la Semana Santa Marinera había dimitido por estar en desacuerdo con la actitud del prior con respecto a la relación de éste con la Junta parroquial de la Semana Santa de la Parroquia de Santa María del Mar. Aunque no me cuadra del todo esto, la lectura de la noticia me entristeció y me corroboró algo que a esa tradición de los pueblos del marítimo no le conviene, le hace daño y es una vez más, como tirar piedras a su propio tejado: salir en los papeles.


Es muy natural y hasta conveniente que haya enfrentamientos entre los distintos puntos de vista que se realizan sobre un asunto (aquí, la Semana Santa) que todos aman, sienten, les ayuda a vivir su fe de creyentes en Jesús de Nazareth, el Resucitado, pero que también, les preocupa y puede contrastarse en diferentes opiniones. Los sables y desacuerdos no deben hacer saltar la sangre sino que con el diálogo y la tolerancia, se ha de que crear un ámbito positivo para solucionar los problemas, ¡por muy grandes que sean!


Lo cierto es que dar publicidad a esas tensiones que pueden ser simplemente internas, no favorece en absoluto la solución de los problemas que una entidad tan grande como la Semana Santa Marinera puede padecer.

lunes, 12 de febrero de 2018

HASTA EL MOÑO... DE CATALUÑA.


No quiero quitarle gravedad al asunto: Cataluña y el "procés" es algo muy grave y serio que tenemos que afrontar los que no hemos sido inoculados con el virus del nacionalismo y del independentismo. Pero aquí, un servidor, siempre paciente y tolerante, manifiesta que está harto, harto, harto de toda esta monserga. En verdad que ya casi ni yo mismo me entiendo pese a que sigo todo con bastante fidelidad a través de, sobre todo, la prensa escrita.
Da la sensación que este grupo fanático de catalanes, inasequibles al desaliento, están siempre huyendo hacia adelante y  constantemente poniendo palos a las ruedas del carro para el camino hacia adelante al que el sentido común y la humanidad tienden: sentirnos  todos miembros de la familia humana, prescindiendo de banderitas y fronteras.

¡Políticos: ponernos de acuerdo y actuar!

Me viene a la memoria ahora una cita leída del gran escritor Josep Pla, (al que muchos tachan de franquista y traidor a Cataluña): "El ciudadano catalán es un fugitivo, huye hacia otras culturas, se extranjeriza, se destruye; huye intelectual y moralmente. Unas veces parece cobarde y otras un sombrío orgulloso; unas veces parece sufrir de manía persecutoria y otras de chulería".

domingo, 11 de febrero de 2018

LA BUENA NOTICIA DE MI DOMINGO: SOY UN LEPROSO.


Límpiame, Señor,
esta lepra
que se me pega

a la piel, a la entraña,
a la memoria.

Sana la herida del odio
que vuelve enemigo al hermano.
Vacía las sacas de codicia
que me encadenan a un cofre
de espejismos.
Cúrame del miedo
a tu evangelio,
cuando es profecía,
conflicto o exigencia.
Restaura los puentes caídos
que me aíslan
del hijo pródigo,
del samaritano golpeado,
del huérfano o de la viuda,
del fariseo ciego.
Libérame del ruido
que llena mis días
de promesas postizas.
Toca estas llagas
que solo tú ves,
Señor.

Abraza
las noches oscuras
del alma, y enciende
con tu fuego,
los parajes helados de dentro.

Si quieres, puedes.


(José Mª R. Olaizola, sj)